El futuro de las escuelas

21 de septiembre 2021
Por Isela Mondragón

Algo que se vislumbraba en el horizonte en una década, y que la pandemia adelantó mostrándonos un mar de nuevas  posibilidades. Ya el sistema educativo mostraba desafíos, y tal y como revela el último estudio de Global Education Futures y WorldSkills Russia,  señala que la nueva educación debe orientarse a desarrollar las habilidades de los alumnos para trabajar en colaboración y adaptarse a entornos de rápido cambio.


Las escuelas y universidades del futuro se visualizan como la conexión educativa que guiará a los alumnos hacía su camino como individuos: 
-Las plataformas educativas on-line se convertirán en los principales proveedores de contenido. 
-Los formatos educativos de las ciudades ofrecerán servicios para desarrollar habilidades específicas. 
-Las comunidades de práctica tendrán un papel relevante, pues serán el punto de intercambio de experiencia.

Alumnos y profesores desarrollarán la empatía, el análisis crítico, el pensamiento ecológico, la creatividad y  la colaboración. Pero para llegar a este punto, los investigadores a cargo del estudio concluyen que hay que permitir a los alumnos interactuar con la naturaleza y tener más tiempo para el desarrollo personal. 

Los sistemas educativos de todo el mundo sufrirán grandes modificaciones de aquí a 2030 propiciados por la revolución tecnológica. En los próximos 15 años, internet va a convertir los colegios en “entornos interactivos” que pondrán patas arriba las formas tradicionales de aprendizaje.  En la escuela del futuro, las clases magistrales desaparecerán y el profesor ya no ejercerá sólo como transmisor de conocimientos, sino que tendrá como principal misión guiar al alumno a través de su propio proceso de aprendizaje. 

El currículo estará personalizado a la medida de las necesidades de cada estudiante y se valorarán las habilidades personales y prácticas más que los contenidos académicos. La educación será más cara y durará toda la vida. 

A estas conclusiones han llegado los 645 expertos internacionales entrevistados para una encuesta, a la que ha tenido acceso EL MUNDO, que define cómo será la escuela en 2030. El informe ha sido realizado por la Cumbre Mundial para la Innovación en Educación (Wise, en inglés). “Las escuelas se convertirán en redes” donde los alumnos interactuarán entre ellos y con el profesor de forma que se produzca un “aprendizaje colaborativo”. 

LOS PROFESORES

Siete de cada 10 entrevistados piensan que el rol de los docentes será de facilitadores y orientadores, más que transmisores del saber. 

Metodologías como el flipped classroom, que consiste en que los chicos preparan por su cuenta las clases y hacen una exposición en el aula,  se incrementarán , y profesor realizará una labor de acompañamiento. Una parte del trabajo se hará en casa y que cada alumno siga su ritmo.

El perfil del estudiante cambiará en los próximos 30 años, será un alumno con muchas más posibilidades de acceso a fuentes de conocimiento, con una mentalidad universal, protagonista indiscutible de su aprendizaje. Esto tendrá consecuencias en la relación jerárquica con el profesor. 

Los expertos coinciden en que la frontera entre la escuela y el hogar se desdibujará y el aprendizaje no se restringirá a unas horas y a unos lugares concretos.  Veremos escuelas que den clases en verano y los fines de semana.

¿Habrá deberes?  El horario será más libre y habrá más tarea individual. Más que deberes,  se conducirá los alumnos la necesidad de seguir buscando documentación, de informarse, de compartir conocimientos y  la investigación.

El 76% de los encuestados cree que las habilidades personales o prácticas serán más valoradas que los conocimientos académicos. Las llamadas soft skills -como la capacidad de hablar en público, de trabajar en equipo, de adaptarse a los imprevistos...- son cada vez más importantes en el entorno profesional, pero los expertos coinciden en que, por si solas, no suplen una buena preparación académica.

EL APRENDIZAJE

El 90% de los encuestados cree que, en este nuevo escenario, el aprendizaje se desarrollará a lo largo de toda la vida del alumno y que no se limitará sólo a la etapa de formación obligatoria.

COMPARTIR EXPERIENCIAS

Por eso ahora es más importante que nunca compartir experiencias, ver cómo lo han hecho los demás, abrir la mente y las aulas a nuevas ideas, a modelos que estén dando buenos resultados. Hay que aventurarse, ser valientes.

En varias partes del mundo se están expandiendo los Centros de Aprendizaje ágil, los cuales se alinean  con muchos de estos preceptos hoy.  La creación de espacios que permiten el desarrollo de las habilidades blandas, la colaboración, la creatividad, y el de devolver la responsabilidad a quien aprende, valiendose de todos los recursos a su alrededor y acompañados de los facilitadores de aprendizaje, en una estructura jerárquica holomidal.

Fuentes:
Educación 3.0
El mundo 
ED21 La educación nos une

Contacto

Av Paseo de Mesón 48A,        Jurica Pueblo, CP 76100
Querétaro, México

442 3885127
caad.alc@gmail.com